miércoles, 30 de junio de 2010

Y la atención diversidad pagó los gastos de la fiesta

Poco más que decir. La Consejería sigue restando (como hace tiempo), y lo hace de lo que considera prescindible: la atención a las necesidades educativas especificas; manteniendo lo fundamental (lo que cree fundamental mejor dicho): asegurar la gratuidad en un "buen" colegio y una buena campaña de propaganda de los grandes logros sociales alcanzados con el bilingüísmo.
Desde aquí recordamos y denunciamos de nuevo el tremendo esfuerzo por lograr el olvido de los que no acceden a la excelencia. Y denunciamos el hecho de que si a la fiesta de las ganacias no estuvieron invitados: ¿porqué tienen que pagar sus gastos?
Cria cuervos....

6 comentarios:

Angel de la Llave dijo...

Suprimir los Centros de Profesores cerrar los equipos de orientación, ahora aniquilar los programas de atención a la diversidad.

El proceso de destrucción de la unidad del sistema educativo avanza paso a paso (mejor dicho, a la carrera) en la Comunidad de Madrid.

Además, el establecimiento de Institutos bilingües es el ejemplo más claro de todas sus estrategias para conseguirlo: segregar y competir.

Anónimo dijo...

El tema es alarmante, pero más alarmante es la pasividad de los trabajador@s de la educación. Cada vez hay menos gente en la concentraciones. En la del 23 de Junio, una jóven profesora interina lloraba preguntando dónde estaban sus compañeros. Van a suprimir 2.300-2.500 puestos de trabajo y apenas estaban los afectados. Así harán lo que quieran, sin oposición de los afectados.´Así que, aunque vayamos cuatro gatos, debemos ir a protestar; a veces los cuatro gatos se convierten en tigres, como ocurrió hace dos años con los EOEP.

Anónimo dijo...

Esto es bastante alarmante, pero esperable. Lo que es mucho más alarmante es que los trabajadores de la educación, incluso los afectados, no hagan nada. En la última concentración del dia 23, minoritaria por cierto, una jóven profesora interina lloraba preguntándose dónde estaban sus compañeros, habida cuenta de que muchos van a quedarse sin trabajo (suprimen 2.500 puestos). Así harán lo que quieran. ¿Qué podemos hacer?. Los que aún pensemos que debemos responder, seguir protestando, aunque seamos cuatro gatos. A veces los cuatro gatos se convierten en tigres, y para ejemplo lo que pasó hace dos años con los EOEP.

Anónimo dijo...

Los equipos directivos de los centros educativos deberían dejar de ser las marionetas de la Administración para liderar junto con sus claustros, la lucha por una educación digna de calidad (utopía incompatible con las recientes transferencias de poder que se les otorga)

Anónimo dijo...

Por que queremos que todos remen hacia un mismo lado? es que no esta permitido remar hacia otro???
Si es así mal vamos, solo el pensamiento único no es lo mejor.

Creo que cada uno puede pensar lo que quiera, y cada cuatro años votar, si no nos gusta nos aguantamos y a esperar otro cuatro años. O sino tb queda otra opción irse a otro lugar.

Ahí esta la libertad el decidir cada uno lo que quiere hacer.

Los direcores tienen todo el derecho a actuar como ellos kieran nos guste o no, ya que para nosotros los Orientadores de los EOEPs no son nuestros directores por eso creo que deben defender lo que piensen.

Gracias.

Anónimo dijo...

¿Quién ha dicho que la democracia es sólo votar cada 4 años?. Democracia es participación, defensa de la igualdad y de los principios, en una sociedad diversa. Que los directores de los centros velen por los recursos para la mejor atención a sus alumnos, es un deber y en eso no pueden hacer lo que quieran; se deben a su centro no a la Administración, aunque haya que acatar sus mandatos. Ambas cosas no son incompatibles.